¿ESTO ES REALMENTE UNA BICICLETA?

Publicado por: Jose Antonio Albacete En: Root En: Tuesday, February 21, 2017 Comentario: 0 Golpear: 339

¿Te imaginas rodar a la misma velocidad que Hermida o Absalon? ¿Te imaginas poder subir rampas imposibles como si fueses un corredor profesional? ¿Te imaginas que el doctor te ha prohibido la bici por una lesión en la rodilla o en el corazón o sencillamente porque te has hecho mayor y alguien te brinda una segunda oportunidad?

Las MTB eléctricas como la Haibike ya son una realidad que traerán la felicidad a muchos usuarios.

Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de probar lo que se sentía a los mandos de una auténtica e-Bike de montaña, es decir, una autentica MTB eléctrica, aunque cuando hablamos de este tipo de bicicleta siempre entendemos que estamos hablando de una bicicleta con pedaleo asistido, o sea, una bicicleta que nos ayuda sólo si nosotros pedaleamos.

La evolución que ha sufrido este tipo de motores en los últimos tiempos, especialmente con la entrada en escena de la firma Bosch, ha sido brutal, y ello ha provocado además que los fabricantes se volcarán en la fabricación de nuevos modelos y no sólo específicos de ciudad o paseo, sino auténticas bicicletas de montaña. En este caso hemos elegido la firma Haibike, que es una de las que más fuerte ha apostado por el MTB eléctrico, con nada menos que 13 modelos y otros 3 de trekking, entre los que se incluye un modelo de doble suspensión de ¡¡¡140 mm de recorrido!!!. ¿Te imaginas?

¿De dónde sale esto?

Lo de “esto” suena peyorativo, y no estamos ante un engendro al que se le ha acoplado un motor, un experimento de dudoso futuro o un prototipo para sondear lo que ofrece el mercado. Es una bicicleta construida en torno a uno de los mejores motores que actualmente ofrece el mercado y diseñada por Haibike, una de las mejores factorías de Alemania perteneciente al todopoderoso Accell Group. Vamos, que estamos ante una bicicleta de excelentes acabados, aunque a nuestro gusto de mejorable belleza por la extraña curvatura del tubo de sillín. 

¿Esto es realmente una bici?

Un sí rotundo. Si no pedaleas, no funciona. Aquí no hay un mando de gas o un gatillo (está prohibido por normativa); si no le das a las piernas, la bici no camina y el motor no te ayuda. Ofrece cuatro niveles de potencia: eco, tour, sport y turbo, que te ayudarán en función de lo que tú demandes; a más fuerza que realices, más ayuda recibes. A diferencia de otras unidades de otros fabricantes, en este caso el motor es central y está ubicado donde iría la caja de pedalier, así que el reparto de pesos queda muy bien compensado en una zona central y baja, y la entrega de potencia se realiza de la misma forma y posición que en una bicicleta convencional.

¿Haces ejercicio con ella?

Sí, volvemos a repetir lo mismo, estamos ante una bicicleta con ayuda, pero una bicicleta al fin y al cabo. Está claro que haces menos ejercicio que con una convencional, pero tampoco te confíes. Nosotros nos hemos cansado mucho y nada a la vez, es decir, te cansarás tanto como tú quieras. En cualquier modo elegido, el motor te ayuda cuando tú más le demandas, pero como constantemente hemos jugado a subir todo tipo de rampas a la máxima velocidad posible, resulta que al final haces muchas más piernas de lo que te imaginas. En modo Eco, por ejemplo, la ayuda es mínima y hemos de tener en cuenta que estamos ante una bicicleta de casi 20 kilos.

¿Quién va a comprar una bicicleta así?

Es curioso cómo la gente nos ha preguntado por esta bicicleta en todas y cada una de nuestras salidas, creo que nunca antes había causado tanto furor, entre otras cosas porque nunca nadie se había sentido tan “ofendido” al ser adelantado a toda velocidad en su momento máximo de esfuerzo. En una de ellas, un usuario nos preguntó: “¿Por qué utilizas una bici eléctrica si tú no lo necesitas?, yo no creo en este tipo de cosas, no son necesarias, esto no es MTB”. Pues a nosotros se nos ocurren muchos potenciales compradores; personas con problemas de corazón que no puedan subir mucho de pulsaciones, personas con problemas de rodillas o lesiones similares que no puedan hacer esfuerzos, personas mayores que quieran seguir disfrutando de la montaña y la bicicleta, personas que la utilicen como medio de transporte en el campo, personas que no pueden seguir a sus compañeros/as de salida y no quieren quedarse fuera del grupo, etc.

¿Alguien más se compraría esta bicicleta?

Durante las primeras salidas comprobamos la duración de la batería en largas salidas, combinando todas las modalidades, pero la jornada en la que no jugábamos a las combinaciones sino a comprobar la duración en cada modo, llegamos al fin al modo turbo. ¿Y sabéis lo que pasó?, que nos lo pasamos en grande. Se nos rompieron los esquemas, descubrimos una nueva bicicleta, y sobre todo una nueva forma de hacer MTB, mezcla de bicicleta y moto. Un estilo de salida en la que primaba más la conducción que la pura resistencia y fuerza física, en la que buscamos más la habilidad para superar obstáculos y trialeras de subida que una salida convencional de muchos kilómetros. En realidad seguimos al pie de la letra la publicidad de Haibike, que la muestran como una bicicleta distinta para superar los límites y romper los esquemas de lo convencional. Tienen razón.

Si no pedaleo, ¿qué pasa?

Que no avanzas. El motor no se activa hasta que tú no pedaleas y siempre lo hace de un modo suave, sin brusquedades. Tampoco se activa sin el ordenador principal y tampoco funciona si le quitas el imán de la rueda posterior que activa el sensor. En una de estas salidas nos hicimos “los listos” quitándolo para engañar al ordenador y alcanzar una mayor velocidad. Sencillamente no se puso en marcha. Sin señal no hay ayuda

¿Qué velocidad podemos alcanzar?

Tanta como capacidad tengan tus piernas, pero ten en cuenta que el motor deja de ayudar cuando alcanzas los 25 km/h. A esa velocidad se desconecta porque entiende que no necesitas ayuda. Y no se equivoca nunca…

¿Cuánto dura la batería?

Ésta es la pregunta del millón con multitud de respuestas. Ya que el motor más ayuda cuanto más le exigimos y por consiguiente más consume. El consumo de batería es muy variable. En el modo tour y en un trazado de fuertes subidas y bajadas, llegamos a hacer 65 km, pero si es en llano, puede ser mucho más. En modo turbo llegamos a hacer 35 km en un circuito exigente, pero en la misma modalidad hicimos casi 50 km cuando nos pusimos a rodar en una pista plana al lado del río. Cuando la batería está agotando su última raya de reserva, ella misma baja la potencia para alargar su vida. Aun así, no te fíes.

¿Y cuando se acaba, qué pasa?

Que tendrás que pedalear sobre una bicicleta de casi 20 kilos. Así que despacito y buena letra.

¿Cuánto tarda en cargarla?

Sencilla pregunta: Unas 2 horas 40 minutos, desde 0 hasta la carga completa.

¿Cuánto pesa?

19.900 gramos sin pedales y con batería, que tiene un peso de 2.580 g. Es un peso considerable que sorprendentemente no notaremos mientras el motor nos ayude. Eso sí, cuando hemos de poner pie a tierra y levantarla a peso para superar un obstáculo, necesitarás estar fuerte de brazos. También has de tener en cuenta que la frenada se alarga debido al mayor peso.

Si se moja, ¿qué pasa?

Nada. El sistema es completamente estanco y, para prueba, la foto de apertura de este reportaje. Exige el mismo cuidado que una bicicleta convencional: no lavarla a presión, mantenerla bien engrasada y ajustada la transmisión y revisarla periódicamente.

¿Cuánto vale?

Este modelo en concreto se sitúa en 2.999 euros. A nosotros no nos ha parecido especialmente cara teniendo en cuenta la tecnología que tiene y los componentes que monta. Si quieres llevar una batería de recambio en la mochila para hacer salidas mucho más largas, piensa que estarás arrastrando 2,6 kg extras y tendrá un coste aproximado de 600 euros. Esto sí lo encontramos caro.

Si tengo un problema, ¿quién la repara?

Si tienes un problema propio de bicicleta, cualquier taller. Si tienes un problema de motor, el servicio técnico de Magura  lo recogerá en el concesionario y lo enviará directamente a Alemania a la factoría de Bosch, que en un breve espacio de tiempo lo reparará. La bicicleta tiene una garantía de 5 años, el motor de uno y la batería de 6 meses.

¿Necesito un permiso especial para llevarla?

No, ni tampoco es obligatorio el casco, pero lógicamente nosotros recomendamos ir lo mejor equipados posible. Piensa sobre todo que con esta bici es fácil superar los 25 km/h y que lógicamente deberás prestar atención a todo lo que hay a tu alrededor, especialmente transeúntes.

¿Cómo va?

Lo primero que vas a notar cuando subas a la Haibike es que no hay nada especial fuera de lugar a excepción del enorme ordenador central y el mando de potencia situado a la izquierda. El voluminoso ordenador, que se puede dejar fijo mediante un tornillo en la parte inferior o extraíble (si te lo quitan, la bici no funciona), te dará todo tipo de información de tiempo, modo, kilómetros recorridos, kilómetros restantes, consumo inmediato, ODO, estado de la batería, etc. En cuanto al cuadro, aunque las vainas son un poco más largas de lo habitual, la distancia entre ejes no es más larga que una bici convencional, aunque visualmente el volumen del motor nos hace pensar que tiene mayores dimensiones. La posición es cómoda, no estamos ante una bici de carreras, muy al contrario, te haces rápidamente a ella. En general no hay diferencias a excepción de la altura al suelo, que sí es un poco más baja.

Los acabados del cuadro Al 6061 son excelentes, como no podía ser de otra manera en una marca del prestigio de Haibike. Destacan especialmente los refuerzos del cuadro a la altura del motor que le dan un aspecto de robustez, más semejante al chasis de una moto que al de una bici. En la parte trasera destacan los anclajes para portaequipajes, por si alguna vez lo necesitas. En lo referente a los componentes desentona un poco la tija, especialmente las bielas y el manillar, que podía ser de mejor calidad, aunque en general todo está muy correcto. Mención especial a la horquillaFOX 32 CTD con mando remoto en el manillar y a los frenos Magura MT4, que se portaron muy bien en todo momento, aunque has de tener en cuenta que al pesar 20 kilos, las frenadas se alargarán más de la cuenta.

Increíblemente ágil

Somos concientes de que hemos llevado a la XDURO un poco más allá de donde los clientes habituales la llevarán, pero eso no nos ha dado más que sorpresa tras sorpresa. De entrada el peso nos hace fruncir el ceño cuando hemos de llevarla en volandas al superar obstáculos o subir zonas rocosas, pero en contrapartida en marcha no tenemos la impresión de llevar una bici pesada. Muy al contrario, su reparto de pesos es extraordinario y su agilidad mucho mayor de la que imaginábamos al principio. La estabilidad es buena y en zonas empinadas con el modo sport o turbo deberás estar atento a la pérdida de direccionalidad; la rueda delantera tiende a levantarse, ya que casi el 100 % del recorrido vamos sentados. Si te pones de pie en zonas de subida como lo harías en una bici normal, acabas perdiendo tracción al patinar la rueda trasera.

Precisamente la tracción de los neumáticos es un tema a mejorar, sobre todo en zonas húmedas, pero es que además la carcasa del Schwalbe Racing Ralph, especialmente la trasera, es demasiado fina para una bici de estas características. Si bajas presión, pinchas muy a menudo por pellizco, y si lo hinchas, la bici es muy seca de la parte trasera y tu espalda acabará absorbiendo lo que ella no trague. De alguna manera los refuerzos del cuadro también le restan absorción.

La conducción exige un par de días de rodaje, sobre todo en modo turbo, ya que la velocidad es mayor en el paso por curva. Pero no temas, siempre empuja con una suavidad sorprendente. Piensa que es inevitable animarte y querer superar los límites. En zonas rocosas, además de la sequedad del tren trasero tendrás que calcular la distancia al suelo, ya que en este caso estamos pedaleando constantemente para que el motor empuje, y es fácil tocar con el pedal en las rocas. También tendrás que ser muy fino con el cambio XT Shadow Plus, primero porque aunque tengamos un motor no quiere decir que la potencia sea infinita en todo momento, has ir siempre con el piñón adecuado para sacarle todo el rendimiento; y segundo porque tendrás que cambiar de forma suave, pues en este caso se aplica mayor fuerza sobre la cadena y una mala decisión la puede llegar a romper.

¿Y el ruido? Hace como un zumbido para nada molesto, es como si hiciéramos rodillo o spinning en el gimnasio, la gente ni lo nota, aunque sí que te llevarás insultos cuando los superes a toda velocidad, ya que es muy fácil alcanzar los 20 km/h en subidas de gran envergadura. Por cierto, a los 25 km/h el motor se desconecta automáticamente y sentirás como si frenases. En realidad no hay tal freno ni hay rozamiento interno, sencillamente el motor se apaga y tus piernas pasan a tirar de 20 kg. En definitiva; estamos ante una nueva experiencia que abrirá nuevas posibilidades a personas que pensaban que no podrían volver a la bicicleta y, al mismo tiempo, es una nueva forma de entender el MTB para aquellas personas que buscan el ocio más que el ejercicio físico.

Cuatro niveles de ayuda

La Haibike posee cuatro distintos niveles de ayuda que se controlan por un voluminoso mando ubicado a la izquierda del manillar, así que podremos ir variando la potencia en función de las necesidades o sencillamente dejarlo en un modo fijo según las intenciones que tengamos ese día. Para probar los cuatro modo hicimos varias excursiones, unas variando la potencia y otras manteniendo la misma para comprobar la duración. También elegimos una subida de 2,610 km con un desnivel acumulado de 160 m, donde además hicimos una pequeña trampa, utilizar la aplicación Strava para ver dónde se colocaban nuestros tiempos con respecto a otros usuarios. Obviamente nos colocamos los primeros.. Algo que hay que dejar claro es que el motor no ayuda si no le damos a los pedales y que, a la vez, a más fuerza hacemos en los pedales, más nos ayuda. En todo momento la entrega de potencia es suave y previsible, aunque los primeros días sorprende.

Eco

Nosotros lo utilizamos muy poco, ya que la ayuda que recibiremos es poco notable. En realidad esta ayuda en una bici normal sería importante, pero como arrastramos un peso de 20 kg… En todo caso, la autonomía es cercana a los 100 km y en este caso sí que ejercitas las piernas.

Tour

Es uno de nuestros modos preferidos. El empuje del motor se deja notar y al mismo tiempo puedes hacer un buen puñado de kilómetros. En nuestro caso llegamos a los 65 km con un circuito exigente repleto de fuertes subidas donde el motor disparó el consumo, pero esa cifra es muy superable cuando alternamos con tramos llanos.

Sport

Prepárate para fuertes sensaciones. En las subidas donde el modo tour empieza a flojear, el sport te hace volar, aunque a costa de un mayor consumo. Nuestras cifras en el mismo circuito que el modo anterior se situaron en 47 km. En pistas anchas puedes rodar a una velocidad constante de 25 km/h, así que has de tener precaución con el resto de las ciclistas y transeúntes.

Turbo

Adrenalina pura. Fue nuestro preferido. En realidad no difiere mucho del sport, pero en subidas trialeras es impresionante siempre y cuando tengas la habilidad de mantener el equilibrio. Utilizar el modo turbo es una curiosa sensación de estar conduciendo una bici y una moto a la vez. Piensa que en este modo es muy fácil llegar a superar los 25 km/h, que es cuando el motor deja de funcionar.

Comentarios

Deje su comentario